LAS PENÉLOPE

Creatividad con pasión artesanal

Lo que empezó como el hobby de una madre y su hija se convirtió en una empresa que comercializa bijouterie y accesorios de cuero en el país, Europa y Estados Unidos. Ahora, el foco está puesto en Internet y en duplicar la producción.

Creatividad con pasión artesanal

 

Por Mariano Wolfson

Las Penélope es una pequeña empresa argentina abocada a la fabricación de bijouterie y accesorios en cuero. Con unos 10 años en el mercado, la exportación se instaló desde sus inicios como uno de los focos de la actividad. “Esto es un hobby que devino exitoso: empezamos con mi hija Flavia movilizadas por la pasión por las cosas artesanales y las alhajas, poniendo en juego una técnica innovadora. Y durante todo este tiempo, hemos vendido en los negocios más importantes de bijouterie”, afirma Isabel Inchauspe, directora de la firma.

La técnica innovadora a la que se refiere esta emprendedora consiste en un entretejido de alambre intercalado con diferentes clases de piedras y de elementos de bijouterie. “En líneas generales, los nuestros son productos que siguen la tendencia mundial, pero siempre le ponemos el sello Penélope, caracterizado por la originalidad, el condimento manual y cierta idiosincrasia propia, a un precio accesible. Por ejemplo, tenemos una línea de entretejidos de alambre de cobre estañado que son únicos en el mundo y tienen una elevada carga de trabajo artesanal”, destaca Inchauspe, que tiene una historia de vida ligada al arte y antecedentes como galerista.

La empresa trabaja con piedras ónix engarzadas en alpaca, y también fabrica cinturones y carteras de cuero. “Un porcentaje bastante importante de nuestro negocio y creatividad se centra en las hebillas y las lonjas de cuero, tratadas al modo tradicional argentino —esto es, con trenzas en los bordes—; la singularidad es que nosotros les agregamos color: hacemos el trenzado típico, pero de color turquesa, rosa o fucsia, acompañado con una piedra ónix al tono, y le vamos dando distintas formas a los tramados de los tientos”, comenta Inchauspe. Y agrega: “Hace muchos años, empezamos a usar alambre de cobre, que ahora está más difundido, pero en su momento fuimos pioneros. La nuestra es una marca que suma muchos elementos que en su complejidad dan lugar a productos con creatividad y glamour, básicamente destinados a una mujer mayor de 25 años que se viste con un toque de distinción y a la que le gusta usar elementos diferentes.”

En la actualidad, la bijouterie y los cinturones —de metal y de cuero con hebillas de alpaca y ónix— son los productos estrella de Las Penélope. La firma cuenta con dos locales de venta al público, uno en Recoleta y una góndola en Paseo Alcorta, más un showroom en el barrio de Palermo Viejo, donde además tiene los talleres.

En un gran porcentaje, adquiere la materia prima puertas adentro del país. “Nuestro foco —explica su directora— está en la transformación a través de la mano: el acento pasa por reubicar, recolocar y rediseñar con cosas locales, con los elementos que hay. Por ahora, no trabajamos con máquinas, aunque a fin de año incorporaremos la primera, para entretejer alambre, que igualmente tendrá mucho de mecánica manual. Si bien traemos algunas piedras de afuera, no dependemos de insumos importados.”

Más allá de las fronteras argentinas, Las Penélope vende cinturones de cuero y de metal con ónix, collares y pulseras, además de algunas carteras de cuero y otras de bijou, entre otros productos. En la mayoría de los países, vende con su marca propia. Sus clientes son tiendas de bijouterie o ropa: “En Madrid, por caso, hay un local de decoración que tiene una esquina con la marca Las Penélope, desde hace ya dos o tres años”, se enorgullece Inchauspe.

En líneas generales, la participación de las exportaciones en las ventas totales de esta empresa oscila entre 25% y 30% del total. Francia, España, Italia, Estados Unidos, México, Chile y Ecuador son hoy sus principales mercados externos. La ejecutiva refiere que la crisis europea impactó con fuerza y hay clientes importantes que redujeron momentáneamente los pedidos. “En Nueva York, tenemos una clienta que nos compra desde hace cinco o seis años y posee varios locales; en Suiza, hay una persona que nos representó hasta ahora con un local con varias marcas, pero con las crisis ese negocio está medio stand by. La idea de contar con una sucursal afuera nos atrae sobremanera, pero la crisis frenó un proyecto de una clienta en Montreal, que ya estaba buscando locales”, comenta.

¿Cómo fue que una empresa pequeña de talante artesanal logró insertarse, aún con sus idas y vueltas, en latitudes tan diversas? En principio, “la condición innovadora y el uso de técnicas diferenciales llamó la atención de varias personas que exportaban esta clase de productos desde Argentina; y a partir de entonces, Las Penélope comenzó a vender en el exterior de manera permanente”, explica su directora. Y completa: “El nuestro es un producto que a mucha gente que viaja al extranjero le interesa exportar. En un comienzo, de hecho, una amiga llevó productos y tomó pedidos; y esto mismo sucedió con varias personas que viajaron y llevaron mercadería. Así fue como empezamos a abrir caminos en Estados Unidos, y luego en Inglaterra. Una suerte de representante mayorista argentino que viajaba y asistía a las ferias vendió durante varios años en Londres —donde montó un showroom de Las Penélope, que manejó durante cuatro temporadas y luego desarmó—, y también en Italia, Alemania, Francia y España. Eso produjo una buena cantidad de ventas”.

Inchauspe refiere que posteriormente la firma empezó a participar en ferias a través de la Cancillería, se asoció a Bairexport —que les brindó “información y asesoramiento permanente, además de la posibilidad de contratar pasantes y de acceder a créditos y subsidios para viajes o para formación”— e inició una relación con la Fundación Export.Ar. “En este contexto, participamos de tres o cuatro ferias en Nueva York, por ejemplo, y también mostramos productos en distintos viajes enmarcados en misiones comerciales, tanto en Europa como en Estados Unidos”, dice la ejecutiva, y apunta que otra fuente de ventas externas está representada por la gente que viene a la Argentina, conoce la marca y quiere llevarla a otros países.

Originalmente, Las Penélope confeccionó algunos catálogos para las ferias, pero como el envío de esos elementos al exterior, sumado al de las muestras, le resultaba oneroso, no tardó en subirse al mundo web y a sus infinitas posibilidades. Con el tiempo, la página se convirtió en foco de visitas permanentes; a tal punto que actualmente la firma le está poniendo mucho foco: “La página tiene un carrito para las ventas externas —explica Inchauspe—. Y ahora la estamos aggiornando. La idea es trabajar con entornos de redes sociales como Twitter, Linkedin, Facebook y además agregar todo un sistema de comercio electrónico como para que resulte más amigable”.

En lo que refiere a las comunicaciones, la empresa apostó durante un tiempo a los newsletter electrónicos, pero al cabo desestimó este camino “porque era mucho trabajo y no teníamos mucha recepción”. En cambio, desde hace un año y medio tiene un mecanismo de comunicación permanente mediante flyers: una o dos veces por mes, efectúa un envío con novedades a sus clientes locales y del extranjero.

Cerca de 90% de los envíos al exterior de Las Penélope son realizados por intermedio de courier. En lo que concierne al packaging, Inchauspe reconoce que aún hay bastante por mejorar: “Disponemos de un logo, un color y una ideología de marca. Y actualmente, mandamos los productos en las cajas de los couriers. Cada uno va envuelto en una bolsa con su etiqueta, papel y todo lo necesario, pero podría haber un desarrollo más importante”.

Aunque la crisis internacional provocó demoras, la empresa tiene varios proyectos en gateras: “Una argentina que reside en el exterior quiere vender nuestros productos en El Cairo y Beirut, por ejemplo; y ya son varias las personas que manifestaron interés por abrir franquicias en distintos puntos”, asegura Inchauspe. Entretanto, se preparan apuntalando el equipo de trabajo: “Por primera vez, tengo una persona que me ayuda en diseño y producción. La idea es duplicar el volumen de producción en un año”, se entusiasma.


30 penelope ficha

 


Noticias
POLÍTICAS PÚBLICAS

San Luis Logística apuesta al comercio exterior

San Luis Logística apuesta al comercio exterior
Lavandeira enfatizó la importancia de mostrar qué hace cada área.

El secretario del área, Sebastián Lavandeira, presentó el plan de acción para este año, que busca fortalecer el vínculo con la comunidad y la producción.

+ Ver más

NUEVO ESTUDIO DE DHL

Una lupa sobre los alcances de la globalización

Una lupa sobre los alcances de la globalización
El trabajo evalúa los flujos de comercio, capital, información y personas.

La conectividad alcanzó un nivel nunca visto en 2017, pero la intensidad de los intercambios está muy por debajo de lo que se cree, dice la investigación.

+ Ver más

ver todas


Usuarios
Usuario
Clave

Agenda

Acuerdos sobre nivel de servicio en logística

Arlog organiza este curso, cuyo objetivo es la comprensión de este aspecto central en la relación entre la empresa y su proveedor. El dictado comienza el lunes 11.

+ Ver más

Tecnicatura en Comercio Internacional

El Gobierno de la Ciudad convoca a inscribirse para esta carrera, no arancelada, que tiene una duración de tres años y se cursa en el Instituto de Formación Nº 5.

+ Ver más

Bancos y medios de pago internacionales

La Fundación ICBC organiza este curso, que se desarrolla en dos encuentros, aborda un aspecto clave en las operaciones de comercio exterior.

+ Ver más

ver todas

Creatividad con pasión artesanal


TERMINAL C
   www.terminal-c.com.ar

Posicionamiento en Buscadores - eMarketingPro | Diseño Web - NetOne