Editorial

Analistas y expertos no terminan de ponerse de acuerdo acerca del proceso que viven las economías desarrolladas, y en particular las europeas. Se trate de crisis, retracción, recesión o desaceleración, lo cierto es que la situación tardará en volver a la normalidad —si es que tal palabra tiene algún sentido—, sobre todo si se insiste con recetas que llevan en sí mismas el germen del fracaso. Más que de crisis, quizás debería hablarse de transiciones hacia un nuevo escenario, que tendrá, como ya ha ocurrido en circunstancias similares, ingredientes de continuidad y de cambio, avances y retrocesos...

Editorial

 

Analistas y expertos no terminan de ponerse de acuerdo acerca del proceso que viven las economías desarrolladas, y en particular las europeas. Se trate de crisis, retracción, recesión o desaceleración, lo cierto es que la situación tardará en volver a la normalidad —si es que tal palabra tiene algún sentido—, sobre todo si se insiste con recetas que llevan en sí mismas el germen del fracaso.

Más que de crisis, quizás debería hablarse de transiciones hacia un nuevo escenario, que tendrá, como ya ha ocurrido en circunstancias similares, ingredientes de continuidad y de cambio, avances y retrocesos.

Lo cierto es que algunas de las certezas que acompañaron la globalización concebida como doctrina —es decir, como fin de la historia, y no como proceso histórico—, están de cierta forma en tela de juicio, pero una de ellas está decididamente en la mira. Se trata de los efectos que la liberalización absoluta de las finanzas ha tenido, y sigue teniendo, sobre la marcha de la economía y sobre la vida de los seres humanos.

Aunque el humor social nunca ha sido generoso con los magnates del dinero, las críticas no derivan esta vez de prejuicios atávicos, sino de una mera cuestión de supervivencia.

No se descree, en efecto, del valor del crédito ni de la importancia de las prestaciones bancarias para una adecuada marcha de la economía.

Lo que muchos cuestionan es que la producción agraria e industrial, los servicios, el transporte, los empleos y aun los estados nacionales estén sometidos a las imposiciones, las exigencias, las desmesuras y las mistificaciones de poderes que carecen de regulaciones y que se apropian de ganancias exorbitantes en desmedro del resto de los actores económicos y sociales.

Hay mucho de esto en la crisis europea, aunque no sea de buen gusto llamar a las cosas por su nombre.

 

Roberto A. Pagura / Director editorial


Noticias
AUTOTRANSPORTE DE CARGAS

Los costos por las nubes y el trabajo por el piso

Los costos por las nubes y el trabajo por el piso
La entidad plantea la necesidad de diseñar otra política de hidrocarburos.

En 2019, según el índice FADEEAC, la variación acumulada llegó a 46,9%, la tercera más alta desde 2001. Desde octubre de 2017, el gasoil subió 195,1%.

+ Ver más

CARGA AÉREA

San Luis busca opciones para sus perecederos

San Luis busca opciones para sus perecederos
Funcionarios provinciales se reunieron con el presidente de la empresa.

El Gobierno evalúa con la firma Argenjet la viabilidad de un proyecto que permitiría conectar el aeropuerto del Valle del Conlara con San Pablo y con Lima.

+ Ver más

ver todas


Usuarios
Usuario
Clave

Agenda

Acuerdos sobre nivel de servicio en logística

Arlog organiza este curso, cuyo objetivo es la comprensión de este aspecto central en la relación entre la empresa y su proveedor. El dictado comienza el lunes 11.

+ Ver más

Tecnicatura en Comercio Internacional

El Gobierno de la Ciudad convoca a inscribirse para esta carrera, no arancelada, que tiene una duración de tres años y se cursa en el Instituto de Formación Nº 5.

+ Ver más

Bancos y medios de pago internacionales

La Fundación ICBC organiza este curso, que se desarrolla en dos encuentros, aborda un aspecto clave en las operaciones de comercio exterior.

+ Ver más

ver todas

Editorial


TERMINAL C
   www.terminal-c.com.ar

Posicionamiento en Buscadores - eMarketingPro | Diseño Web - NetOne